11 de marzo de 2010

Saigón o ciudad de Ho Chi Minh.

Al bajar del autobús a las 5 de la mañana en Saigon nos apresuramos hasta el segundo piso de la oficina de la compañía a buscar una cama de madera por un par de horitas tal y como nos recomendó el dependiente de la tienda English Bookstore dónde compramos los billetes en Chau Doc.El hotel improvisado de la compañía de autobús.

Un par de horas más tarde, ya instalados en un hostal como Dios manda, paseamos entre las calles del centro de la ciudad.  Son mini laberintos muy fáciles de perderse y es muy curioso como los pisos están encajados los unos con los otros cómo si se tratara de un tetris. El espacio entre balcón y balcón es de un metro si es que llega. Es más, si quisiéramos podríamos saltar al balcón del vecino de enfrente. Nuestra habitación es espaciosa y como inquilinos la familia nos trata como reyes. La verdad es que el carácter de los Vietnamitas por el momento nos ha enamorado.las calles de Saigonsnake wine VietnamHemos estado un total de tres días en la ciudad y se puede decir que nos ha encantado. Tiene mucha vida y la gente es fenomenal. Los jóvenes estudiantes de inglés se paran a entablar conversación y así poder practicar el idioma mientras se interesan por nuestro viaje y nos cuentan curiosidades como la de una bebida extraña que hemos encontrado en el mercado.  Se llama vino de serpiente y es un licor embotellado con una serpiente y un escorpión. Dicen que si el hombre (ya mayor) se bebe un chupito al día recupera la lujuria de un veinteañero. ¿Debe ser el secreto de estos “señores” occidentales que se pasean de la mano de las jovencitas del país?

Hemos visitado varios lugares pero los que más han captado nuestra atención han sido los famosos túneles de Cu Chi. Es impresionante cómo los vietnamitas supieron contrarrestar el potencial del ejército Americano construyendo más de 200 kilómetros de túneles bajo tierra. Estos estaban preparados para que sus ocupantes no tuvieran que salir en largos períodos de tiempo y disponían de sistemas de escape, incluso algunos con salida en el fondo de los ríos.

túneles de Cu Chi

Una visita muy interesante es el museo de los restos de guerra que en mi vieja guía figura con el nombre de Museo de las Atrocidades Americanas. Como bien os estáis imaginando el nombre ya lo dice todo y es que hay que tener en cuenta que la historia viene contada des del punto de vista Vietnamita y bueno cómo lo veo yo en una guerra en cuanto a atrocidades no existe el bueno ni el malo. Las dos partes juegan papeles similares. Es la primera vez que veo un museo con estas características y es que no es el típico que recopila batalla por batalla con detalles que ni un historiador sería capaz de memorizar. Hace una síntesis de los momentos históricos más importantes y las consecuencias y seguidamente la historia la cuentan las imágenes tomadas por los fotógrafos de guerra. Hay imágenes impactantes que provocan un vuelco en el estómago y el corazón cómo la de niños con deformaciones monstruosas a causa del Agente Naranja o un soldado levantando la mitad de un cadáver. Vale más una imágen que mil palabras y a veces de lo duras que eran las fotos mis ojos no querían ni mirar. En esta misma ciudad ha sido dónde por primera vez he visto un niño y un joven con deformaciones considerables. A mi entender, aunque hayan pasado muchos años de la guerra muchas familias han visto como los efectos de los herbicidas Americanos han alcanzado a las siguientes generaciones. museo de los restos de guerra en Saigón

En 1975, tras la caída de Saigón y el posterior triunfo del norte, la ciudad fue renombrada como Ciudad Ho Chi Minh en memoria del dirigente comunista, aunque sus ciudadanos aun siguen llamándola Saigón. A pesar de su denso y alocado tráfico tiene un encanto especial que nos ha embrujado. Des de que llegamos no hemos podido dejar de sentirnos cautivados por el ambiente y el aire que se respira en esta ciudad. Nos sentimos muy cómodos en el lugar y en el hostal de la familia con la que estamos. ¡Es que son un encanto!

Atrapados en un atasco en Saigón

2 comments:

Agustina dijo...

Aquesta vegada faré el comentari diferent.
1era foto: Són gratis els llits?
2ona: És una pasada lo vius que es veuen els colors.
3era: Ni de coya faig un trago d'aquest licor, amb el fastig que em fan les serps.I el que fas referencia que possiblement se'l beuen, no es poden anomenar "senyors" ni tan sols entre cometes, sencillament el que són porcs, per no dir pederastes.
4ta: Aqui jo no hi cabria, aquest tunels són super estrets.
6ena: Sort que van en moto, perque és una pasada, sembla que estiguin a punt per a fer una carrera.
Perdoneu si he sigut una mica dura, però amb aquesta mena de personatges no puc, si voleu ho borreu.
Molts petons

Míriam y Josep dijo...

jajajjajajajajja!!!

M'encanta llegir els teus comentaris! Estic amb tú! jajajajaj...

Petons

Publicar un comentario