7 de marzo de 2010

Entramos en Vietnam por Chau Doc

Un mes justo ha sido el tiempo que nos hemos quedado en Camboya. Si bien es tiempo suficiente para visitar el país nosotros no hemos podido recorrerlo tanto cómo esperábamos. Perdimos una semana en Battambang en cama por una pequeña intoxicación con la comida y casi 10 días más en Phom Penh para organizar los visados de los siguientes países. De todos modos,  esperamos volver a reencontrarnos con esta tierra repleta de gente estupenda.cruzamos la frontera con el barco marrón

Esta vez cruzaremos la frontera en barco hasta llegar a la ciudad de Chau Doc. A las once y media pasa a recogernos una furgoneta gris que nos lleva al puerto de Neakluong que se encuentra a una hora de Phom Penh. El coche va vacío así que vamos parando para cargar y descargar pasajeros. En total tardamos un par de horas en llegar. En el puerto de Neakluong subimos en un bote marrón. La primera impresión me trae a la memoria nuestras travesías por los puertos Indonesios con los barcos locales aunque esta vez, en un río y con barcos similares. El río es bastante ancho y en el camino no vemos más que tierra y un par de arrozales a lo lejos.  El lugar, la olor del agua y el sonido del taca taca del motor empiezan a despertarnos los recuerdos de nuestras batallitas con “L’Aventure V” y nuestro Capitán durante 4 meses en los mares de Indonesia. Han pasado ya casi 5 meses que bajamos del velero y se nos remueve un gusanillo en el estómago al pensar en los fabulosos momentos a bordo. ¿Vamos a tener una nueva oportunidad de hacer algo semejante?

Pasamos la frontera sin problema alguno. Las buenas noticias son que no tenemos que pagar 20 dólares extras al salir de Camboya tal y cómo le pasó a Ángel en el aeropuerto de Siem Reap. Encima, como somos 4 gatos en el barco no hay que hacer cola y terminamos en un abrir y cerrar de ojos. ¡Esto está chupado!

barcos navegando por los canales de Chau Doc

Un ligero mal olor nos advierte que nos acercamos a la ciudad. Los canales del río empiezan a verse más transitados y es que hay muchas familias que viven en los barcos y van de arriba a bajo transportando mercancías. Nos cruzamos con ferris, canoas y barcos de carga que nos saludan al pasar. A unos diez minutos antes de entrar en la ciudad empezamos a encontrar la gente bañándose y disfrutando del río. Obviamente el agua no es muy transparente aunque no tan sucia como la que nos encontramos en Banjarmasin (Indonesia). Esta gente esta totalmente inmunizada, para ellos el río es una satisfacción, aunque si nos bañásemos nosotros nos tendrían que ingresar al día siguiente.

la casa a bordo y a navegar por los canales

Estamos a punto de llegar a puerto y mientras Josep practica el as de guía con un cabo yo me siento en la proa del barco a vigilar que no le demos a nada. Esta va para mi capitán:

-René aún nos acordamos de todo lo que nos ha enseñado-.

Voy llenando la memoria de la cámara con fotos bonitas del canal, la puesta de Sol, los barcos y las casas flotantes de Chau Doc entretanto pienso en lo afortunados que somos por haber visitado, aprendido y conocido tantos lugares bonitos e interesantes de nuestro planeta.

puesta de sol en Chau Doc   mmmm que buena está la Saigon

 

¡BIENVENIDOS A VIETNAM!

Como no, esto hay que celebrarlo probando la cerveza del país.

¡Camarero! ¡Dos cervezas por favor!

¡Salud!

1 comments:

Agustina dijo...

Com que veig que ja podeu veure cerveses, aixó vol dir que la diarrea està del tot curada.
Aixó es una pasada, estic disfrutan d'allo més.
Petons i fins d'aqui una estona.

Publicar un comentario